Sugerencia de presentación

Arroz blanco con salsa de tomate de la casa


Mi propuesta de hoy es un arroz blanco con tomate, pero eso sí, con una salsa de tomate casera que hará que nuestro plato sea muy especial.  En mi casa nos encanta el picante, por eso yo he querido compartir la receta tal y como yo la hago. Pero si es para los peques de la casa o simplemente no os gusta el picante, no añadáis el pimiento rojo picante. El resultado será igual de delicioso.

Para manejar el pimiento recomiendo utilizar guantes, es bastante potente y aunque os lavéis las manos seguiréis notando la zona caliente y si os frotáis por error los ojos podéis pasarlo mal.

Espero que os guste y os animes a probarla y a compartir vuestra experiencia con nosotros.

Lo que vas a necesitar  (para 4 personas)

320 g de arroz

50 g de bacon

1 diente de ajo

Aceite de oliva

Sal, pimienta

1 hoja de laurel

4 huevos

4 salchichas

Para la salsa de tomate:

300 g de tomate frito estilo casero

1 pimiento rojo picante

1 diente de ajo

2 chalotas

1 cucharada de miel

2 cucharadas de vodka

3 cucharadas de pesto

Aceite de oliva

Pimienta y sal

 

Paso a paso:

La salsa de tomate

1. En una cazuela con un poco de aceite, sofreímos el ajo picado, las chalotas troceadas y el pimiento rojo picante. Puede usarse un pimiento seco o fresco. Si usamos el seco deberemos dejar en remojo al  menos una hora y utilizar solo la carne del pimiento. Si utilizamos el pimiento picante fresco, debemos quitarle la piel ya que es muy gruesa y no es interesante encontrársela en la salsa. Para ello hay varias fórmulas. Yo suelo cocer el pimiento un par de minutos, y la piel sale sola.

2. Añadimos una cucharada de miel para contrarrestar la acidez del tomate y, las dos cuchadas de vodka. Dejamos que se evapore bien el alcohol y añadimos el tomate.

3. Deberemos dejar cocer a fuego suave unos  minutos hasta que la salsa tenga la consistencia deseada. Añadimos entonces el pesto y trituramos bien la salsa. Es el momento de sazonar con sal y pimienta. El resultado es una salsa de tomate un poco picante, dulce y llena de sabor. Reservamos.

El arroz:

4. En abundante agua con sal y una hoja de laurel cocemos el arroz. El tiempo de cocción dependerá del grano seleccionado, lo mejor es seguir las instrucciones del fabricante y dejarlo uno o dos minutos menos. Hay que tener en cuenta que el arroz sigue cociendo aun después de retirarlo del fuego y no queremos que se pase. Yo utilizo arroz redondo de la Cigala y lo dejo 12 minutos. Una vez cocido el arroz escurrimos bien y refrescamos. Reservamos.

5. En una sartén grande o en una cacerola, sofreímos el ajo bien picado con un poco de aceite. Cuando empiece a coger color, añadimos el bacon troceado y sofreímos hasta que éste haya perdido toda la grasa. A la hora de echar el aceite, debemos tener en cuenta que el bacon también suelta grasa por lo que no debemos pasarnos.

6. Retiramos la hoja de laurel y añadimos el arroz bien escurrido. Rehogamos unos minutos y sazonamos con pimienta.

El acompañamiento:

7. En una sartén con un poco de aceite freímos los huevos y las salchichas. Para hacer los huevos fritos con puntilla y la yema intacta hay que poner el huevo en la sartén con el aceite muy caliente y dejar hasta que se haya formado la puntilla. No debemos echar aceite por encima. De esta manera, obtendremos un huevo con puntilla bien hecho, pero con la yema intacta. Para que salga bien, no debemos echar mucho aceite en la sartén, y este debe estar bien caliente, si no es así corremos el riesgo de que el huevo se cueza. También es importante una buena sartén antiadherente.

En esto de los huevos cada uno tiene un gusto diferente, yo os dejo  mi propuesta, pero por supuesto, podéis darle el punto que más os guste. Eso sí, antes de servirlo, escurrir bien el aceite, este plato no necesita más grasa innecesaria.

Acompañamos con un poco de pan y ya tenemos nuestro arroz especial ¡Listo para disfrutar!

Sugerencia de presentación

Sugerencia de presentación

(Visited 197 times, 1 visits today)

Deja un comentario