DSC_0340

Spaghetti con salsa de pesto rojo y anacardos


Lo que vas a necesitar (para 6 personas)

450g de spaghetti
1 cebolla mediana
100g de bacon ahumado
40g de anacardos
370g de tomate triturado
Para el pesto:
80g de queso Grana Padano rallado
2 dientes de ajo sin simiente
22 hojas de albahaca
13 anacardos
1 ramito de perejil
100ml de aceite de oliva virgen
3 tomates deshidratados
Sal

Paso a paso:

1. Hidratamos los tomates secos con agua caliente. Reservar.

2. En un mortero ponemos dos o tres cristales de sal, los ajos, la albahaca, el perejil, y los anacardos y los machacamos y trabajamos hasta obtener una masa uniforme.

3. Añadimos los tomates rehidratados bien picados y trabajamos la salsa un poco más hasta quela mezcla sea homogénea.

4. Sacamos la salsa del mortero y con ayuda de una cuchara mezclamos con el grana padano. Una vez está bien mezclado vamos añadiendo el aceite, sin parar de remover y dos cucharadas de agua hirviendo. Hay que trabajar la salsa hasta obtener una pasta homogénea de consistencia media. Rectificamos el punto de sal y reservamos.

DSC_0332

5. En una sartén con muy poco aceite salteamos la cebolla cortada en gajos medios (queremos que se note) y el bacon cortado en tiras no muy finas. Añadimos el tomate triturado y los anacardos semi enteros y dejamos cocer unos minutos con una poco de sal y la misma cantidad de azúcar.

6. Añadimos a la salsa de tomate el pesto y mezclamos bien. Reservamos.

7. En una olla grande y honda, ponemos abundante agua. Una vez empiece a hervir añadimos sal gorda. Cuando la sal se disuelva es el momento de añadir la pasta con cuidado de no cortar la cocción. Si lo vemos necesario podemos añadir la pasta poco a poco en el trascurso de 15 o 20 segundos. Es importante que el agua donde vamos a hervir la pasta no pierda temperatura de golpe.

8. Dejaremos la pasta los minutos que marque el fabricante y removeremos asiduamente para evitar que la pasta no se pegue. Trascurrido el tiempo de cocción escurriremos bien y añadimos la pasta a nuestra salsa. Mezclamos y servimos con unas hojas de albahaca para decorar.

Puntos a tener en cuenta:

– Es importante que la salsa esté lista en el momento de escurrir nuestra pasta, de no ser así deberemos cortar la cocción de la pasta enfriándola una vez cocida debajo del grifo con agua fría.

– Cuando cocemos la pasta, esta, está recubierta de una capa de almidón que facilita la incorporación de las salsas y de su sabor. Por ello el mejor resultado lo obtendremos si inmediatamente después de escurrir bien la pasta añadimos a la salsa que hayamos seleccionado. Siempre debemos tener el escurridor a mano.

– Si no tenemos la salsa lista, o queremos comer la pasta en ensaladas debemos enfriarla bajo el grifo para cortar la cocción. De lo contrario la pasta se pasará de punto y se pegará entre sí.

– Si queremos conservar la pasta blanca en el frigorífico lo mejor es enfriarla para cortar la cocción y añadirle aceite. La guardaremos en un recipiente bien sellado.

– Para cocer la pasta no es necesario añadir aceite. El aceite y el agua no se mezclan y lo único que conseguimos es tener agua para hervir muy cara. Lo mejor para que la pasta no se pegue es cocerla en un recipiente grande y hondo con abundante agua y remover con frecuencia.

– Si vamos a cocer la pasta con la salsa tenemos que tener en cuenta los tiempos de cocción. Si seguimos las instrucciones del fabricante para la cocción al dente y luego cocemos unos minutos más con la salsa, la pasta se pasará de cocción.

(Visited 44 times, 1 visits today)

Deja un comentario

2 Comentarios en “Spaghetti con salsa de pesto rojo y anacardos